Que son las pólizas de garantía

Que son las garantías

Con pagar un producto o servicio, no se termina con el proceso de la compra. Aún esta el considerar la garantía de lo que se compro. ¿Por qué es tan importante? Si el producto o servicio no cumplen con lo que esperamos, debemos de tener la opción de que se nos cambie, repare o devuelva el dinero.

Para entender lo que es y lo que no es una garantía, veamos las siguientes definiciones:

  • Una garantía es un acuerdo entre un comprador y un vendedor de bienes o servicios, que detalla las condiciones bajo las cuales el vendedor hará reparaciones o arreglará problemas sin costo para el comprador.
  • Es una aseveración por escrito de que un producto o servicio será provisto o reunirá ciertas especificaciones.

Algunas personas, sino es que muchas, creen que una garantía implica que un producto no fallará por el tiempo estipulado en la póliza de garantía. Nada más alejado de la realidad.

Los fabricantes, distribuidores y proveedores desean y necesitan tener una ganancia, de lo contrario, no tiene sentido para ellos existir. Nadie quiere perder dinero ¿O tu si? Las garantías no son un regalo. Su costo esta integrado en el precio que pagamos. Los fabricantes calculan cuantos productos habrán de fallar en un determinado lapso de tiempo y agregan el costo de reparar o reemplazar el producto. Esa es la razón por la cual las marcas que ofrecen las mejores garantías, también son las más costosas. Konosuke Matsushita, fundador de Matsushita Electronics y Panasonic llegó a sugerir que las garantías fueran ajustadas a las necesidades de los compradores, así los que no quisieran una póliza larga ahorrarían y los que desearan una póliza extendida, pagarían ese costo adicional. Esto es prueba de cómo los fabricantes están concientes de lo que hacen.

En México, el capítulo IX de la Ley Federal de Protección al Consumidor trata sobre las garantías de bienes y servicios. Los puntos sobresalientes de este capítulo son:

a)      Las garantías no pueden ser por menos de sesenta (60) días.

b)      La póliza se debe de entregar por escrito al momento de recibir el producto o servicio.

c)      Las garantías no pueden ser menores a lo que estipula la ley.

d)      Las garantías son exigibles al productor, importador  y al distribuidor. La única excepción es cuando un tercero asume esa responsabilidad.

e)      La garantía se debe de hacer válida en el domicilio donde se adquirió el producto o servicio o en donde la póliza lo exprese.

f)        Los gastos que se hagan para hacer válida la garantía en otra dirección, corren por cuenta del proveedor.

g)      Los productores deben asegurar un suministro oportuno de partes y refacciones, así como del servicio de reparación durante la duración de la garantía.

h)      Si el producto ha sido reparado o sometido a mantenimiento, y este presenta deficiencias provocadas por el que hizo la reparación o mantenimiento dentro de los primeros treinta (30) días, se tiene derecho a su reparación o mantenimiento sin costo.

i)        Si el servicio o el producto no pueden ser utilizados por tener vicios ocultos o defectos, entonces tenemos la opción de solicitar una compensación que puede ser el cambio, terminación del contrato, reducción del precio o devolución del dinero.

j)        El tiempo que dure un producto en reparación no cuenta para el tiempo de la garantía.

k)      Si se acude a PROFECO para hacer valer nuestros derechos, y ya se termino el tiempo de garantía, hay que demostrar que acudimos con el proveedor en el tiempo establecido.

«… la póliza de garantía la has pagado tú …»

Cómo cuidar y hacer válidas las garantías

Para tener una idea clara de nuestra póliza, hagamos lo siguiente:

1)      Hay que leer cuidadosamente la póliza el mismísimo día que la recibimos.

2)      Buscar las condiciones y limitantes de la póliza para saber hasta donde se cubre el producto o servicio.

3)      Guardar la póliza junto con la nota de compra en un lugar seguro y accesible.

Para hacer válida la garantía, sigamos estos pasos:

1)      No lo dejemos para después, contactemos de inmediato al proveedor para su revisión reparación o cambio.

2)      No aceptar menos de lo que estipula la póliza ni acceder a cargos adicionales.

3)      Si se retrasan o no quieren hacernos válida la garantía, contactemos al supervisor del establecimiento, si esto no da resultado, contactemos a la gerencia o al dueño, y si esto aún no funciona, acudamos sin demora a la delegación local de PROFECO o acudamos a su sitio de Internet. ¿Por qué no acudir desde un principio a PROFECO? Debemos de dar el beneficio de la duda al establecimiento y así si algo está fuera del conocimiento de los encargados, pueden hacer algo al respecto. Ah, y no se rindan, tenemos que crear una cultura de que como compradores inteligentes, siempre exigiremos lo que es justo.

En ocasiones se nos da la opción de comprar una póliza adicional para extender el tiempo de cobertura, si la inversión es importante, podemos optar por ella. En otras, se nos extiende gratuitamente y algunas tarjetas de crédito o servicio nos la dan por cubrir la compra con ella. Estemos al tanto de estas opciones para también hacerlas válidas si es necesario.

Por último, no vayas a ser ni terco, ni tonto por querer usar un producto que sea un riesgo para nuestra seguridad o la de los demás, no vale la pena.

Recuerda, la póliza de garantía la has pagado tú, no es un favor ni una dadiva. Has siempre valer tus derechos, pero hazlo de manera educada y razonada. No calles tu voz, ya sea por pena o por evitar conflictos, si callas, el servicio que se nos debe dar no se realizará. Y no ralles en ser grosero, no les des una salida fácil por perder tú los estribos. Como comprador inteligente debes de educar, exigir lo justo y agradecer el servicio de primera.

Cómo, cuando y donde comprar llantas

¿Conoces tus llantas?Las olvidadas

Vamos a hacer una pequeña prueba para ver que tanto interés tenemos en las llantas de nuestro auto:

                  1. ¿Son todas iguales?
                  2. ¿Que marca son?
                  3. ¿Cual medida es?
                  4. ¿En qué condiciones están?

La mayoría de nosotros no podemos contestar estas preguntas porque de hecho ni siquiera pensamos en ellas. Nos olvidamos de que son el único contacto con la carretera y que son estas las que permiten que el auto avance, frene y haga en muchas ocasiones más cómodo nuestro paseo o viaje. Pero si las descuidamos, podemos pagar muy cara nuestra ignorancia. La integridad física, e incluso la vida, de los demás y la nuestra dependen de que nuestras llantas estén en buenas condiciones.

Para saber cuando es tiempo de cambiar nuestras llantas, busquemos las siguientes señales:

  • El rodado o grabado del piso de las llantas ya está muy desgastado. Si la profundidad de los surcos  es igual o menor a 1.6 milímetros, ya es hora de cambiarlas. También estemos atentos a los indicadores de desgaste integrados en el grabado. Estos son los «puentes» que unen una línea de otra y que están mas bajos que el relieve del piso. Una vez que el indicador esta a nivel con el rodado, no lo dudes, es hora de buscar llantas nuevas.
  • Verificar que la pared de la llanta esté en buenas condiciones. Las llantas están hechas de material orgánico, y con el paso del tiempo se van degradando por la exposición a los elementos y a químicos, tales como solventes, combustibles y aceites. Si se ven estrías profundas, grietas o escamas, la llanta necesita ser reemplazada.
  • Golpes, chipotes, cortes o deformaciones en cualquier parte de la llanta. Los banquetazos, caídas en baches y otros percances que golpean las llantas llegan a dañarlas estructuralmente. No lo dudes ni por un  momento, hay que cambiarlas. En cualquier instante pueden reventarse y provocar un accidente.
  • Desgaste irregular en el piso de la llanta. Esto se presenta por diferentes problemas mecánicos que afectan directamente a las llantas, tales como:
    • Desbalanceo.
    • Desalineación.
    • Mal estado de los amortiguadores.
    • Presión de inflado incorrecta.
    • Frenos.
    • Dirección.

    Si no corregimos el problema mecánico que está provocando el desgaste prematuro de las llantas, estaremos literalmente tirando a la basura nuestro dinero. Puedes ver más información y recomendaciones aquí.

  • Llantas caducadas. Aunque no lo creas, las llantas caducan, no son eternas. La recomendación que se hace es cambiar las llantas después de cinco años de fabricadas, y esto es aunque sean nuevas. Esta información se encuentra en el costado de la llanta en un recuadro con cuatro números que representan el año y semana de fabricación, si no existe tal recuadro, entonces son los últimos cuatro números de la serie DOT. Si tienen más de cinco años ¡cámbialas! , son un riesgo para ti y los demás.

¿Cuales son las mejores llantas para mi auto?

Podríamos decir que las llantas del auto son como el calzado para nosotros. Y así como no tenemos un par de zapatos multiusos, tampoco existe una llanta para todo tipo de vehículo. Con esto quiero decir que factores como el tipo de auto, distancias que se viajan, tipo de terreno donde se conduce, la velocidad, el clima y otros factores más  definen el tipo de llanta que debemos utilizar.

Empecemos por determinar el tamaño de llanta que necesitamos. En todos los autos se encuentra o una etiqueta o una placa con los datos relativos a esta información. Utilicemos como ejemplo la medida P 225 /60 R 16, ¿que significan todos estos números? La P indica que es una llanta diseñada para carga de pasajeros; el 225 es el ancho de la llanta en milímetros; el 60 es una relación con el ancho de la llanta, que en este caso es el 60% o 135 milímetros; la R indica que es radial y el 16 es el diámetro en pulgadas del rin (para más detalles, consulta aquí). Esta es la principal información que ocupamos para cambiar nuestras llantas. Para un mejor desempeño, lo mejor es tener las cuatro ruedas del mismo fabricante y grabado de piso.

Otro factor a considerar es el tipo de llanta. Si tenemos un pick-up o camioneta grande, y normalmente damos un uso rudo en carga, lo mejor es conseguir llantas con el prefijo LT (Light Truck, por sus siglas en ingles), que están diseñadas para uso pesado. Sea que se reemplacen las llantas con tipo P o LT, no olvidemos tomar en cuenta la capacidad de carga, si no lo hacemos, corremos el riego de exceder su rango y provocar un accidente.

El índice de velocidad es importante si conducimos mucho en carretera, ya que entre mayor el índice, mayor es su capacidad de disipar el calor. Obviamente, el costo de las llantas aumenta con los índices más altos, así que si normalmente conducimos en ciudad, un índice medio es más que satisfactorio.

Por último, consideremos la tracción. Se diseñan llantas para diferentes condiciones de carretera y clima. Escojamos la que mejor se adapte a nuestra área geográfica. No es necesario comprar una llanta «Todo Clima», si donde vivimos nunca neva y el clima es benigno, una «Turista» es más que suficiente.

Pila de llantasListos para comprar

Ya con toda la información que necesitamos, podemos ahora si, buscar la marca y proveedor que nos convenga y convenza.

Tengamos presentes las siguientes sugerencias:

  1. No comprar más llanta de la que necesitamos.
  2. Saber la medida y tipo de llantas recomendadas por el fabricante del auto.
  3. Tener claras las necesidades que deseamos cubrir.
  4. No comprar nada que este por debajo de los requisitos recomendados.
  5. Considerar comprar un seguro contra daños accidentales, más si donde vivimos parece la superficie lunar.
  6. Asegurarse de que es lo que se cubre por el precio pagado.
  7. Recuerda, hay que cambiar las válvulas de aire, balancear las ruedas y alinear la dirección. Al hacer las comparaciones entre proveedores y marcas, considera que los presupuestos cubran las mismas características.
  8. Tienes la opción de conseguir presupuestos por las llantas únicamente y considerar la instalación como un costo independiente.
  9. Algunos establecimientos te ofrecen mejorar otros presuestos, así que consigue todo por escrito.
  10. No compres las llantas por ser las más bonitas. Recuerda, la seguridad es primero, siempre.

Por último, considera la mejor forma de pago y asegúrate de recibir tu póliza de seguro con todos los datos correctos. Sigue las recomendaciones del fabricante de llantas para el mejor mantenimiento de las mismas y para que te den el mejor servicio posible por el mayor tiempo posible.

Recuerda, ser un Comprador Inteligente, implica investigar, entrevistar, comparar y cuidar de los productos adquiridos y las llantas no son ninguna excepción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...