Un día muy feliz. La boda de mi hija.

Esta entrada tenía planeada escribirla este domingo que pasó, pero no pude hallar ni las fuerza ni el ánimo para hacerlo. El motivo es simple: este pasado 12 de Junio se casó mi hija.

Estos pasados dos meses han sido de ajetreo continuo, tanto en viajes, entrevistas con prestadores de servicios, búsqueda en comercios de los diferentes artículos que se necesitaron y un sinfín de cosas más que ya no me quiero ni acordar. Pero de la boda sí.

Fue una hermosa experiencia, no me imagine que me fuera a emocionar tanto al caminar por el pasillo con mi hija y entregarla al que ahora es mi yerno, fue una emoción encontrada. Me imagino que los que han pasado por este trance saben a lo que me refiero.

Y eso no fue todo. Meses antes me comprometí a dar el discurso de boda, y esto lo hice por que en verdad deseaba darle y darme ese gusto. Hubo un momento al principio del discurso que pensé que no iba  a poder darlo por la emoción que me embargo al verla ahí, sentada justo al frente, con su vestido de novia y su precioso velo, tomada de la mano de su ahora esposo. Pero me pude recuperar y lo di sin ningún contratiempo.

Todos estos meses planeando, investigando, visitando comercios, escogiendo el vestido para ella, el traje de él. Encontrar el salón, el servicio de banquete, el fotógrafo, la música. Todo lo que mencione antes de tiempo y viajes, culmino en un solo día, un día que para ellos fue perfecto.

El evento termino a la medianoche. Los novios se retiraron felices y entonces, a recoger todo, cargar en tres carros los regalos, los refrescos y agua, la comida que quedo… y nos dio la una de la mañana y a las 5:30, de pie de nuevo para llevar a los novios al aeropuerto para su viaje de bodas.

Por todo esto no tuve ni el ánimo ni las fuerzas para escribir esta entrada. Por eso mismo, las últimas semanas he sido muy irregular al escribir en este blog. Espero poder empezar a ponerme al corriente con esto.

La foto que acompaña esta entrada la tome yo. Son ellos escuchando al anciano darles el discurso de su boda civil. Disculpen si hoy no he hablado de lo que habitualmente escribo, pero como comprenderán, no lo pude evitar. Hoy no fui el Comprador Inteligente, hoy solo fui el padre de la novia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.