«

»

feb
19

Lecciones que aprendemos de Toyota

De árbol caído, todos quieren hacer leña. Es un dicho muy conocido y en el caso de Toyota queda muy bien. Todos los medios hablan, informan y discuten sobre los problemas provocados por la falta de acción ante los problemas mecánicos de sus autos.

¿Por qué una empresa tan grande cae en un error de relaciones públicas tan garrafal? Soberbia. Creer que son los que van a decidir lo mejor para nosotros y que el valor de nuestra vida no es tan importante como para arreglar los desperfectos de los cuales ya tenían conocimiento desde hace varios años y creer que el público iba a estar ciego al problema por siempre.

Ahora, no llegan a ese punto por maldad intencionada, las circunstancias los llevan ahí. Con la globalización, la competencia se vuelve mas fiera, y no solo para crecer, sino tan solo para subsistir. Toda empresa empieza para generar una ganancia, si no, no tiene sentido empezarla o continuarla.

Un ejemplo, en 1995, Ford demando de todos sus proveedores de primer nivel que en un lapso de cinco años tenían que reducir en un 20% el costo de los sub-ensambles que surtían. Si, leíste bien, reducir, no crecer, no aumentar. ¿De donde salió la reducción? Partes y materias primas de países en desarrollo. Plantas ensambladoras en países con mano de obra barata (en algunos casos, casi esclavismo) y recortes de personal. Estos últimos tienden a ser los de mayor antigüedad, ya que ganan más, pero a la vez, son los más experimentados. Esto resulta en una plantilla gerencial joven y sin experiencia.

Todo este bla bla y larguísimo choro tiene como propósito aprender algo útil: ser cuidadosos con nuestras compras. Los tiempos en que se podía confiar ciegamente en una marca ya pasaron. Estas mandan fabricar sus productos en donde sea más viable y barato. Ningún producto te garantiza estar libre de defectos, te garantiza únicamente su reemplazo o arreglo, lo cual puede tomar semanas o meses.

Si quieres en verdad ser inteligente al comprar, necesitas estar al tanto de lo que te rodea y buscar las empresas con las marcas con la mejor reputación de servicio en su garantía. Entra en foros que presenten reseñas de los productos o servicios que quieres adquirir. Busca los niveles de satisfacción de los usuarios y considera solo aquellos que tengan las más altas calificaciones.

Páginas de reseñas y comparativos están muy escasos en español, y hasta ahora, la única que he visto que valga la pena es la de PROFECO. En inglés hay bastantes, pero el problema es que no todos lo entendemos, y francamente, los traductores actuales aún están lejos de dar una buena traducción.

Toyota no reconoció sus problemas hasta que el público y agencias gubernamentales exigieron que se investigara el caso. Cuando enfrentes un mal producto, no te calles, Si hay una falla, no te calles.  Si tienes dudas no te calles. Callar te hace cómplice o te hace victima. Ninguna de las dos opciones es aceptable.

Para ser un Comprador Inteligente, uno que compra lo mejor, al mejor precio, con la mejor garantía y el mejor servicio, necesitas siempre investigar, comparar y elegir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sin comentarios

1 ping

  1. Morbi recomienda #8 | Blog y Lana finanzas personales que se entienden escribió:

    […] Lecciones que aprendemos de Toyota. Por compradorinteligente.com […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

CommentLuv badge