Que son las pólizas de garantía

Que son las garantías

Con pagar un producto o servicio, no se termina con el proceso de la compra. Aún esta el considerar la garantía de lo que se compro. ¿Por qué es tan importante? Si el producto o servicio no cumplen con lo que esperamos, debemos de tener la opción de que se nos cambie, repare o devuelva el dinero.

Para entender lo que es y lo que no es una garantía, veamos las siguientes definiciones:

  • Una garantía es un acuerdo entre un comprador y un vendedor de bienes o servicios, que detalla las condiciones bajo las cuales el vendedor hará reparaciones o arreglará problemas sin costo para el comprador.
  • Es una aseveración por escrito de que un producto o servicio será provisto o reunirá ciertas especificaciones.

Algunas personas, sino es que muchas, creen que una garantía implica que un producto no fallará por el tiempo estipulado en la póliza de garantía. Nada más alejado de la realidad.

Los fabricantes, distribuidores y proveedores desean y necesitan tener una ganancia, de lo contrario, no tiene sentido para ellos existir. Nadie quiere perder dinero ¿O tu si? Las garantías no son un regalo. Su costo esta integrado en el precio que pagamos. Los fabricantes calculan cuantos productos habrán de fallar en un determinado lapso de tiempo y agregan el costo de reparar o reemplazar el producto. Esa es la razón por la cual las marcas que ofrecen las mejores garantías, también son las más costosas. Konosuke Matsushita, fundador de Matsushita Electronics y Panasonic llegó a sugerir que las garantías fueran ajustadas a las necesidades de los compradores, así los que no quisieran una póliza larga ahorrarían y los que desearan una póliza extendida, pagarían ese costo adicional. Esto es prueba de cómo los fabricantes están concientes de lo que hacen.

En México, el capítulo IX de la Ley Federal de Protección al Consumidor trata sobre las garantías de bienes y servicios. Los puntos sobresalientes de este capítulo son:

a)      Las garantías no pueden ser por menos de sesenta (60) días.

b)      La póliza se debe de entregar por escrito al momento de recibir el producto o servicio.

c)      Las garantías no pueden ser menores a lo que estipula la ley.

d)      Las garantías son exigibles al productor, importador  y al distribuidor. La única excepción es cuando un tercero asume esa responsabilidad.

e)      La garantía se debe de hacer válida en el domicilio donde se adquirió el producto o servicio o en donde la póliza lo exprese.

f)        Los gastos que se hagan para hacer válida la garantía en otra dirección, corren por cuenta del proveedor.

g)      Los productores deben asegurar un suministro oportuno de partes y refacciones, así como del servicio de reparación durante la duración de la garantía.

h)      Si el producto ha sido reparado o sometido a mantenimiento, y este presenta deficiencias provocadas por el que hizo la reparación o mantenimiento dentro de los primeros treinta (30) días, se tiene derecho a su reparación o mantenimiento sin costo.

i)        Si el servicio o el producto no pueden ser utilizados por tener vicios ocultos o defectos, entonces tenemos la opción de solicitar una compensación que puede ser el cambio, terminación del contrato, reducción del precio o devolución del dinero.

j)        El tiempo que dure un producto en reparación no cuenta para el tiempo de la garantía.

k)      Si se acude a PROFECO para hacer valer nuestros derechos, y ya se termino el tiempo de garantía, hay que demostrar que acudimos con el proveedor en el tiempo establecido.

«… la póliza de garantía la has pagado tú …»

Cómo cuidar y hacer válidas las garantías

Para tener una idea clara de nuestra póliza, hagamos lo siguiente:

1)      Hay que leer cuidadosamente la póliza el mismísimo día que la recibimos.

2)      Buscar las condiciones y limitantes de la póliza para saber hasta donde se cubre el producto o servicio.

3)      Guardar la póliza junto con la nota de compra en un lugar seguro y accesible.

Para hacer válida la garantía, sigamos estos pasos:

1)      No lo dejemos para después, contactemos de inmediato al proveedor para su revisión reparación o cambio.

2)      No aceptar menos de lo que estipula la póliza ni acceder a cargos adicionales.

3)      Si se retrasan o no quieren hacernos válida la garantía, contactemos al supervisor del establecimiento, si esto no da resultado, contactemos a la gerencia o al dueño, y si esto aún no funciona, acudamos sin demora a la delegación local de PROFECO o acudamos a su sitio de Internet. ¿Por qué no acudir desde un principio a PROFECO? Debemos de dar el beneficio de la duda al establecimiento y así si algo está fuera del conocimiento de los encargados, pueden hacer algo al respecto. Ah, y no se rindan, tenemos que crear una cultura de que como compradores inteligentes, siempre exigiremos lo que es justo.

En ocasiones se nos da la opción de comprar una póliza adicional para extender el tiempo de cobertura, si la inversión es importante, podemos optar por ella. En otras, se nos extiende gratuitamente y algunas tarjetas de crédito o servicio nos la dan por cubrir la compra con ella. Estemos al tanto de estas opciones para también hacerlas válidas si es necesario.

Por último, no vayas a ser ni terco, ni tonto por querer usar un producto que sea un riesgo para nuestra seguridad o la de los demás, no vale la pena.

Recuerda, la póliza de garantía la has pagado tú, no es un favor ni una dadiva. Has siempre valer tus derechos, pero hazlo de manera educada y razonada. No calles tu voz, ya sea por pena o por evitar conflictos, si callas, el servicio que se nos debe dar no se realizará. Y no ralles en ser grosero, no les des una salida fácil por perder tú los estribos. Como comprador inteligente debes de educar, exigir lo justo y agradecer el servicio de primera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.